Estadísticas

Población.

La evolución que éste ha seguido durante el siglo XX se puede distribuir en tres etapas: 1.900-1.940, 1.940-1.960 y 1.960 hasta 1.986-87.

En la primera, que comienza en 1.900, se mantiene un crecimiento lento pero notable, registrándose en 1.940 un censo de dos mil habitantes, lo que supone con respecto a 1.900 un aumento de trescientas personas. Citaremos como posibles causas de este saldo positivo una natalidad más alta y una mortalidad más baja que las registradas con anterioridad, producto de los avances, a partir de 1.914, en higiene y sanidad y del retroceso de las enfermedades endémicas, muy frecuentes en épocas precedentes.

En la segunda, ocupada por las décadas 40 y 50, se observa un descenso del número de vecinos, creemos que es consecuencia directa de la Guerra Civil española (1936-1939), ya que ésta supuso el aumento de la tasa de mortalidad y a la ausencia del municipio de parte de población, sobre todo de los jóvenes, lo que hizo disminuir la tasa de fecundidad (número de nacidos por cada mil mujeres de edades comprendidas entre los 15 y los 45 años), y por tanto el número de nacidos. A finales de los 50 comienza a notarse el gradual despegue del crecimiento (que irá afianzando en la etapa siguiente). Llegándose a alcanzar en 1960 una población de derecho de 2.144 habitantes.

Estos dos períodos se ajustan bastante bien al modelo seguido por el resto del país en la misma época, que es denominado etapa de transición entre un ciclo demográfico antiguo, con altas tasas de mortalidad y natalidad, siendo mínimo el crecimiento vegetativo del municipio, o incluso negativo si se producían epidemias o crisis agrícolas, a otro moderno, caracterizado por un estancamiento en el crecimiento debido a una baja tasa de mortalidad, que se estabiliza y a un control de los nacimientos. (Este nuevo ciclo se puede considerar que comienza en 1.960, aunque se confirma al final de esta década y principios de la siguiente).

Es a partir de 1.960 (Tercera etapa) cuando corrobora el despliegue demográfico que desde ahora será muy intenso, alcanzándose en veinte años valores que superan los 3.000 ( en 1.986 la población de derecho era de 3.154 habitantes y la de hecho 3.115 habitantes).

Todo crecimiento de una población es el resultado matemático de una serie de sucesos y conductas, es decir, la consecuencia de unos nacimientos y muertes que definen la dinámica demográfica del país. Mas estos datos pueden modificarse por los movimientos migratorio y por comportamientos políticos y culturales.